Focus on Healthcare

No es sorprendente que la mayoría de hospitales tengan una política de tolerancia cero frente a los delitos. Los médicos, enfermeras y personal de administración de hospitales y centros de salud suelen ser objeto de agresiones verbales e intimidación física. Estos enfrentamientos, que a menudo se producen por el simple hecho de que hay pacientes en los hospitales por abuso de alcohol y drogas, o simplemente porque los familiares exigen un trato preferente, suelen saldarse con el uso de la violencia contra el personal de los hospitales. 

No se puede esperar que la policía responda a tiempo en todos los casos que se denuncian. La buena noticia es que la última generación de cámaras de videovigilancia dispone de características innovadoras que permiten ayudar al personal de seguridad a adelantarse a delincuentes, alborotadores y ladrones.

La lista de características que ofrecen beneficios prácticos y reales en los hospitales incluye:

Seguimiento automático digital: Las cámaras con resolución 4K (12 megapíxeles) permiten capturar imágenes de gran calidad.  Algunos modelos, como los de la gama Wisenet P disponen además del seguimiento automático digital, que durante los períodos de poca actividad, por ejemplo, por la noche, puede utilizarse para detectar objetos o personas en movimiento. Esto facilita mucho al personal de seguridad del hospital y a los operadores del centro de control mantener la vista puesta en la actividad en zonas no atendidas y aparcamientos de vehículos.

Analítica: Las cámaras con potentes chipsets DSP de plataforma abierta desarrolladas por los fabricantes más importantes del mercado como Hanwha Techwin, ofrecen la posibilidad de ejecución de muchas aplicaciones de analítica integradas en la propia cámara. Una función de análisis de audio permite, por ejemplo, reconocer sonidos críticos, como son disparos de armas, explosiones, gritos y cristales rotos; e inmediatamente disparar una alarma que permita al personal del hospital reaccionar de forma rápida y efectiva a cualquier incidente.

WDR (amplio rango dinámico=: La mayoría de cámaras disponen de la característica WDR, que combina 2 imágenes con exposiciones distintas para garantizar la captura de imágenes claras y nítidas en lugares donde hay condiciones de iluminación con fuertes contrastes. La característica WDR de 150 dB más avanzada integrada en muchas cámaras Wisenet utiliza 4 imágenes para crear una imagen resultante mucho más natural y ofrece imágenes nítidas y sin desenfoque, una debilidad crítica asociada al WDR estándar. Se trata de una innovación asombrosa para cámaras que han de instalarse en zonas de un hospital donde quedarán expuestas a condiciones de iluminación solar muy variables.

Las cámaras de 360 grados se especifican cada vez más en proyectos donde es necesario supervisar la actividad de forma ininterrumpida como es el caso de las salas de urgencias de los hospitales. Una sola cámara de 360 grados suele ser suficiente para cubrir de forma eficaz y asequible toda un área que, de otro modo, requeriría un gran número de cámaras estándar. Una cámara de 360 grados complementará una solución de videovigilancia perfectamente dando al operador una vista completa de una zona, mientras que las cámaras de alta definición fijas o con giro e inclinación pueden instalarse en lugares donde se requiere hacer zoom para ver ampliados los detalles de cualquier evento y garantizar que no haya puntos ciegos.

La visualización pasillo permite supervisar con una alta eficiencia zonas verticales estrechas como pasillos de hospitales. Esta función permite que las cámaras generen imágenes con una relación de aspecto de 9:16 x 3:4 para funcionar eficazmente en espacios altos y estrechos, con el valor añadido de que minimiza los requisitos de ancho de banda y almacenamiento de vídeo.

Además de proporcionar una valiosa herramienta para detectar y disuadir actividades delictivas, un sistema de videovigilancia puede utilizarse en un hospital o centro de salud con muchos otros objetivos, como por ejemplo localizar a un paciente desorientado, muy mayor o con alguna enfermedad mental que podría abandonar una sala del hospital o para investigar problemas de seguridad y salud.

Una tecnología de compresión complementaria: La última generación de cámaras Full HD y 4K puede convertirse en una solución cara cuando el hospital necesita almacenar vídeos de alta resolución con fines operativos o como prueba pericial. Esto se debe a que las imágenes multipíxel de alta definición pueden llegar a consumir demasiado rápido el espacio de almacenamiento disponible en un NVR o servidor cuando se graban a una resolución y frecuencia de cuadro completas.

La reciente tecnología de compresión complementaria disponible controla de forma dinámica la codificación, equilibrando la calidad y la compresión de acuerdo al movimiento en la imagen. Cuando esto se combina con la compresión H.265, la eficiencia del ancho de banda puede mejorar hasta en un 99 %, en comparación con la actual tecnología H.264, garantizando que las cámaras no consuman excesivamente el ancho de banda disponible.

Al reducir los requisitos de almacenamiento de vídeo con la ayuda de las cámaras con compresión H.265, los hospitales también reducen la inversión de capital y los costes operativos de los dispositivos de grabación y almacenamiento necesarios para sacar el máximo provecho a las excepcionales imágenes que capturan las cámaras de alta definición.

Gestión de vídeo: Es importante que los hospitales tengan la posibilidad, con una formación mínima, de gestionar sus sistemas de videovigilancia. Por esta razón fabricantes como Hanwha Techwin ofrecen software de gestión que maximiza la eficiencia y facilidad de uso de sus cámaras de red IP, dispositivos de grabación y servidores. Smart Security Manager (SSM) Enterprise de Hanwha Techwin simplifica la integración con sistemas de terceros como, por ejemplo, alarmas de intrusión, detección de incendios, control de accesos y reconocimiento de matrículas de vehículos, para ofrecer una solución de seguridad totalmente integrada.

 

Las cámaras WiseNet ayudan a crear un entorno seguro en las unidades de salud mental

Podemos encontrar un excelente ejemplo de tecnología de videovigilancia IP funcionando de manera muy eficiente en un entorno sanitario, en la NHS Foundation Trust de Norfolk y Suffolk en el Reino Unido.

Crear un entorno seguro para pacientes, personal y visitantes es un reto constante para el Sistema Nacional de Salud del Reino Unido (NHS), sobre todo, en las instalaciones de salud mental. Un claro ejemplo de esta preocupación es que 19 unidades de salud mental de la NHS Foundation Trust de Norfolk y Suffolk se han equipado con sistemas de videovigilancia basados en redes IP, con el objetivo de supervisar la actividad de los pacientes con discreción.

La organización, que actualmente brinda cuidados a más de 40.000 personas con problemas de salud mental, ofrece una amplia gama de servicios especializados, dedicados al cuidado y recuperación de personas con problemas mentales o de adicción a determinadas sustancias. Aunque algunas unidades de salud mental son seguras, la mayoría permiten el movimiento libre de pacientes. Por este motivo, la organización buscó ayuda en los últimos avances en tecnología de videovigilancia, para alertar a las enfermeras y personal auxiliar de modo que pudieran reaccionar rápidamente y de manera apropiada a cualquier situación conflictiva.

«Estamos comprometidos con la iniciativa Safewards. Uno de sus objetivos clave es reducir la tasa de conflictos en los centros de salud mental», dijo Mark Milliard, Director de Proyectos de Capital en la NHS Foundation Trust de Norfolk y Suffolk. «Creemos que el uso de la tecnología inteligente, como son los sistemas de videovigilancia que utilizan redes IP, desempeña una función clave para ayudarnos a lograr dicho objetivo».

«Los sistemas analógicos que se instalaron hace algunos años son cada vez menos fiables y tomamos la decisión de actualizarlos con sistemas basados en redes IP», explicó Mark. «Una ventaja clave de poder transmitir imágenes a través de la red es que proporciona la flexibilidad de que cualquier usuario autorizado pueda ver vídeo en directo o grabado, capturado por cualquiera de las cámaras, desde su ordenador personal. Somos conscientes de que esto nos brinda una flexibilidad mucho mayor en cuanto a la manera de supervisar las actividades en las unidades de salud mental, cuando se compara con sistemas de CCTV analógicos que solo pueden transmitir imágenes capturadas a una ubicación central».

Esto cumple con la obligación de la organización de lograr un valor óptimo en sus inversiones en nuevas tecnologías.

Mark puso en marcha un proceso de licitación para elegir un proveedor para las nuevas cámaras. El documento de licitación especificó qué cámaras deberían instalarse en las 19 unidades de salud mental. Los avances en la tecnología de videovigilancia y las características integradas en las cámaras de Hanwha Techwin hicieron que Mark descubriera que solo tres modelos de cámaras eran las necesarias para proporcionar cobertura tanto dentro como fuera de las 19 unidades de salud mental.

Supervisión de la salud sin contacto

Siguiendo con el tema de la salud mental, la asociación tecnológica establecida entre Oxehealth y Hanwha Techwin ha dado como resultado que ambas empresas trabajen juntas para desarrollar un innovador sistema de control de las constantes vitales a través de una cámara para ofrecer entornos de salas seguras. Esta solución de supervisión dará a las instituciones de salud psíquica, así como a la Policía y centros penitenciarios, la oportunidad de medir de forma remota los movimientos y la frecuencia cardíaca y respiratoria de reclusos y pacientes.

A nivel mundial existe una creciente conciencia de la necesidad de tomar medidas de intervención tempranas para reducir los decesos en custodia. Las compañías desarrollan conjuntamente una solución que alerte de manera rápida al personal de seguridad sobre cualquier cambio repentino y drástico en la fisiología de una persona bajo custodia. La solución Secure Room alertará al personal de salud mental o de custodia si un paciente deja de respirar o si su ritmo cardíaco cae por debajo de los umbrales programados. Funcionará con todas las condiciones de iluminación, incluida la oscuridad total y continuará supervisando la respiración incluso si un paciente o detenido se ocultase bajo una manta.