Cinco tendencias en videovigilancia a tener en cuenta en 2024

Hanwha Vision, proveedor global de soluciones de visión, ha identificado las cinco tendencias en videovigilancia a tener en cuenta en 2024. Estas tendencias, que ya son objeto de atención, tendrán aún mayor importancia en 2024, a medida que la tecnología se desarrolle más y los usuarios utilicen sistemas de vídeo innovadores, con aplicaciones comerciales. 

Five trends in video surveillance 2024 

La tecnología de videovigilancia ha evolucionado durante la última década y se han abierto ahora grandes oportunidades para los usuarios de vídeo, así como para los instaladores e integradores. Quienes adopten la transformación del vídeo, desde una tecnología de seguridad de aplicación única hasta una solución que aproveche la Inteligencia Artificial y la nube para ayudar a los usuarios a afrontar desafíos empresariales más amplios, obtendrán beneficios considerables.

De hecho, una investigación de Hanwha Vision Europe confirma esta evolución de la tecnología de vídeo, desde sus raíces en la seguridad hasta ocupar un lugar destacado en el conjunto de herramientas tecnológicas empresariales junto con el 5G y el Internet de las cosas (IoT). Un estudio reciente realizado entre 1.000 líderes empresariales del Reino Unido, Países Bajos, Italia, Alemania y Francia revela que casi un tercio (31%) actualmente apoya el vídeo habilitado para la Inteligencia Artificial como un medio para solucionar sus retos empresariales. En contexto, esto es casi el doble del número que apoya la automatización y la robótica (17%) y casi el mismo de aquellos que ven el 5G y el Internet de las Cosas (IoT) como clave para solucionar sus retos (32%).

Como señala Pread Um (Suk Bong), director de Producto y Marketing de Hanwha Vision Europe: «El vídeo tiene un enorme potencial para agilizar las operaciones. Ofrece datos valiosos para informar la estrategia y la planificación y ayuda a proteger a las personas y los activos. En 2024, parece que el vídeo se consolidará como una herramienta esencial para los negocios».

1. Un revolucionario negocio impulsado por la Inteligencia Artificial

La creciente combinación de cámaras de seguridad e Inteligencia Artificial es clave para la transformación de la tecnología de vídeo desde las funciones puras de vigilancia a un uso empresarial más amplio.

Hanwha Vision viene fomentando desde hace mucho tiempo la aplicación de la Inteligencia Artificial en video, pronosticando de forma acertada que la tecnología se acelerará para permitir información y previsiones de datos mediante un análisis profundo de eventos y posteriores a incidentes, en tiempo real.

Dado el desarrollo de la tecnología, Pread Um (Suk Bong) destaca su valor cada vez mayor: «Los análisis predictivos basados en datos e Inteligencia Artificial ofrecen información valiosa sobre los procesos empresariales críticos y ayudan a identificar los riesgos antes de que surjan». «Los análisis predictivos basados en datos e Inteligencia Artificial proporcionan información valiosa sobre los procesos comerciales críticos y ayudan a identificar los riesgos antes de que surjan».

El análisis predictivo de vídeo basado en Inteligencia Artificial consta de tres procesos: recopilación de información de vídeo, análisis de datos exploratorios y modelado de escenarios. Sectores como las ciudades inteligentes, el comercio minorista, la fabricación, la logística y la atención médica están aprovechando la tecnología para ganar eficiencia mediante la reducción de costes, la optimización de procesos y mejoras en la calidad del servicio. También están utilizando vídeos para mejorar la seguridad y prevenir los accidentes.

2024 podría ser el año en el que el vídeo con Inteligencia Artificial se abra paso en el uso empresarial generalizado.

2. La integración en la cámara sigue ganando impulso

El considerable interés por la Inteligencia Artificial integrada en la cámara no hará más que crecer en 2024.

Al combinar Inteligencia Artificial y aplicaciones informáticas integradas en la propia cámara, los datos se procesan cuando y donde se generan. Esto ayuda a los usuarios a obtener información inmediata a partir de sus datos de vídeo y ahorrar tiempo y dinero, ya que no es necesario transferir grandes cantidades de datos a ubicaciones remotas para su almacenamiento. Un único dispositivo con integración se encarga de todo, desde la captura y el almacenamiento de vídeo hasta el análisis y la conectividad en la nube, en lugar de requerir una infraestructura de sistema independiente.

Según Pread Um (Suk Bong), «La mayor ventaja de las cámaras con Inteligencia Artificial es que el análisis de vídeo se realiza in-situ, lo que proporciona información más rápida para facilitar la toma de decisiones en tiempo real en escenarios críticos»

Al haber sido pionero en Inteligencia Artificial integrada en la cámara, Hanwha Vision continúa agregando más funciones a este tipo de cámaras para satisfacer las necesidades de diferentes mercados verticales. En 2024, se introducirán más funciones de Inteligencia Artificial específicas del sector, para abordar retos comunes en aplicaciones de comercio minorista, fabricación y logística.

Como parte del compromiso de Hanwha Vision de desarrollar soluciones integradas en la cámara, en 2023 también se presentó SolidEDGE, la primera cámara basada en una unidad de estado sólido (SSD) que permite grabar en la propia cámara.

3. La transición a la nube se acelera

 Los beneficios de los servicios en la nube quedaron demostrados durante la pandemia y, como resultado, la confianza de las empresas en la nube aumentó de manera importante. Pread Um (Suk Bong) explica con más detalle: «Actualmente, a medida que la Inteligencia Artificial está cada vez más presente, vemos que las empresas invierten en servicios basados en la nube para respaldar estrategias de vídeo basadas en la Inteligencia Artificial».

A diferencia de las soluciones locales, la tecnología en la nube se puede escalar según la demanda, y muchas empresas europeas aumentan su rentabilidad mediante servicios en la nube que no requieren una gran inversión inicial y pueden administrarse de manera centralizada y ampliarse o reducirse con facilidad.

Además, un sistema de videovigilancia basado en la nube, o VSaaS (Video Surveillance as a Service), puede integrarse fácilmente en un sistema existente y en otros sistemas de seguridad, como control de acceso, detección de incendios y gestión de edificios, así como soluciones de Inteligencia Artificial y análisis de datos.

4. La ciberseguridad seguirá dominando la agenda empresarial  

La convergencia de nuevas tecnologías, como la nube y la Inteligencia Artificial, ha mejorado las funciones y posibilidades de las cámaras de vídeo y garantiza su adopción generalizada en sectores de todo tipo. Al mismo tiempo, las amenazas a la ciberseguridad han aumentado. Como respuesta a ello, se espera que en 2024 se introduzca en toda la UE la Ley de Resiliencia Cibernética (CRA) y la Directiva de Seguridad de Información y Redes, en su segunda edición (NIS2).

La CRA es una normativa que establece los requisitos mínimos de ciberseguridad para productos con componentes digitales. Según este reglamento, los productos, incluidas las cámaras de vídeo, deben diseñarse y desarrollarse teniendo en cuenta la seguridad, deben estar protegidos contra vulnerabilidades conocidas y actualizarse periódicamente con parches de seguridad.

Por otro lado, la directiva NIS2 ha sido adoptada por el Parlamento Europeo y el Consejo de la Unión Europea en diciembre de 2020. Se espera que los estados miembros de la UE cumplan con la directiva NIS2 en octubre de 2024, con el fin de cumplir con las medidas específicas destinadas a mejorar la ciberseguridad de las redes y los sistemas de información en toda la Unión Europea.

Pread Um (Suk Bong) explica: «A medida que las directivas CRA y NIS2 entran en funcionamiento, los usuarios, instaladores e integradores deben asegurarse de que los fabricantes con los que trabajan cumplan las normativas. Hanwha Vision ya ha anunciado su preparación para la próxima legislación.”

De hecho, Hanwha Vision ya viene reforzando sus medidas de seguridad desde hace muchos años, incluida la eliminación de chips fabricados en países incluidos en la lista excluyente y ubicando sus centros de fabricación en Corea del Sur y Vietnam. Hanwha Vision también opera un equipo de ciberseguridad dedicado, S-CERT, que realiza pruebas de seguridad periódicas para descubrir y solucionar rápidamente vulnerabilidades de seguridad. La empresa obtiene continuamente certificaciones de organismos de acreditación global de renombre, como UL CAP, FIPS, TTA e ISO 27001, para fortalecer sus procesos generales de seguridad. Ahora ampliamente reconocida por su experiencia y esfuerzos en ciberseguridad, Hanwha Vision fue autorizada en 2023 como Autoridad de Numeración CVE® (CNA).

5. La sostenibilidad: un requisito para hacer negocios

En 2024, las empresas europeas deberán informar más ampliamente sobre sus logros en materia de sostenibilidad a medida que la Directiva sobre informes de sostenibilidad corporativa (CSRD, por sus siglas en inglés) se vaya implementando en toda la UE de forma gradual. Se prevé que casi 50.000 empresas se verán afectadas por el CSRD, lo que representa unas tres cuartas partes de las empresas del Espacio Económico Europeo.

Por su parte, la industria de la videovigilancia debe abordar la creciente importancia del desarrollo sostenible, como la fabricación de bajo impacto, que reduce los residuos y utiliza formas de energía renovables. Afortunadamente, este ya es el caso en la planta de Hanwha Vision en la provincia de Bac Ninh, en Vietnam. La fábrica de 60.000 metros cuadrados, que recientemente celebró la producción de su producto número 10 millones desde su apertura en 2018, se basa en las mejores prácticas medioambientales. La fábrica inteligente funciona con energía generada por paneles solares instalados en el tejado del edificio.

Más allá de la fabricación, existe el impacto continuo de las cámaras de vídeo, por ejemplo, en el uso de energía. Según Pread Um (Suk Bong). «Los precios de la energía siguen planteando un reto a las organizaciones de toda Europa, por lo que Hanwha Vision está trabajando en nuevas tecnologías que reduce the energy consumption asociado al funcionamiento de la cámara y el análisis de datos».

Estas incluyen la tecnología de baja luminosidad, que ahorra energía y al mismo tiempo ofrece imágenes claras, y el ahorro de energía resultante de la Inteligencia Artificial integrada en las cámaras, que reduce las necesidades de ancho de banda y almacenamiento, ya que se transmiten menos datos a un servidor para su análisis. Finalmente, las cámaras SolidEdge de Hanwha Vision reducen el uso de energía al emplear un VMS integrado, eliminando la necesidad de utilizar servidores separados para almacenar vídeo y permitir la gestión de eventos.